Servicios
  • Consulta de pequeños animales
  • Consulta a domicilio
  • Vacunaciones y desparasitaciones
  • Rayos X
  • Cirugía
  • Analítica
  • Ecografía
  • Electrocardiograma.
  • Medicina interna.
  • Endoscopia.
  • Acupuntura.
  • Alimentación de prescripción y de mantenimiento.
  • Peluquería canina y felina.
  • Complementos de pequeños animales.
Contacto

Clinica Veterianaria GAIA S.L.P

Camino Tomillaron nº 5 28231 Las Rozas (Madrid)

Teléfono: 91 636 02 35

Email:
clinica@gaiaclinicaveterinaria.es

Horario de consulta:

Lunes a Sábado: De 10:30 a 14:00 horas
Lunes a Viernes: De 17:00 a 20:00 horas

Javier G. Peiteado

240px-Echinococcus_Life_CycleLa hidatidosis es una enfermedad producida por las larvas de la tenia Equinococcus granulosus, que el perro puede transmitir al hombre, con consecuencias graves para nuestra salud, pues puede dar lugar a quistes de gran tamaño principalmente en hígado y pulmón, llamados quistes hidatídicos, que solo pueden ser tratados mediante cirugía.
Se transmite por los huevos de la tenia que el perro elimina a través de las heces, pues se puede encontrar en gran cantidad en el intestino de perros infectados, a los que no causa ningún trastorno aparente.
Cuando un perro parasitado defeca, expulsa en sus heces miles de huevos de este parásito que pueden dispersarse por el terreno y también quedar adheridos a zonas de su cuerpo próximas al ano. Así, cuando los perros se lamen, los huevos de tenia pueden quedar pegados alrededor del hocico, pudiendo de esta forma pasar a las manos o partes del cuerpo de las personas que los acarician o atienden.
Por otra parte, los huevos de tenia también pueden ser ingeridos por animales que pastan donde han defecado los perros, o pueden contaminar el agua empleada para el riego de huertas, contaminándose así las verduras, frutas y hortalizas de las mismas.
Si los huevos son ingeridos por personas o algunos animales (vacas, ovejas, etc.), dan lugar a quistes.
Para prevenir la hidatidosis, se debe desparasitar a los perros convenientemente. Hay muchos productos en el mercado, y la pauta habitual es una desparasitación cada tres meses como preventivo. También hay que evitar que coman vísceras crudas o que vagabundeen por vertederos o huertas.
La higiene tras acariciar a un perro, así como antes de consumir las verduras frutas y hortalizas, es siempre un buen consejo a tener en cuenta.
Foto: HIDATIDOSIS
La hidatidosis es una enfermedad producida por las larvas de la tenia Equinococcus granulosus, que el perro puede transmitir al hombre, con consecuencias graves para nuestra salud, pues puede dar lugar a quistes de gran tamaño principalmente en hígado y pulmón, llamados quistes hidatídicos, que solo pueden ser tratados mediante cirugía.
Se transmite por los huevos de la tenia que el perro elimina a través de las heces, pues se puede encontrar en gran cantidad en el intestino de perros infectados, a los que no causa ningún trastorno aparente.
Cuando un perro parasitado defeca, expulsa en sus heces miles de huevos de este parásito que pueden dispersarse por el terreno y también quedar adheridos a zonas de su cuerpo próximas al ano. Así, cuando los perros se lamen, los huevos de tenia pueden quedar pegados alrededor del hocico, pudiendo de esta forma pasar a las manos o partes del cuerpo de las personas que los acarician o atienden.
Por otra parte, los huevos de tenia también pueden ser ingeridos por animales que pastan donde han defecado los perros, o pueden contaminar el agua empleada para el riego de huertas, contaminándose así las verduras, frutas y hortalizas de las mismas.
Si los huevos son ingeridos por personas o algunos animales (vacas, ovejas, etc.), dan lugar a quistes.
Para prevenir la hidatidosis, se debe desparasitar a los perros convenientemente. Hay muchos productos en el mercado, y la pauta habitual es una desparasitación cada tres meses como preventivo. También hay que evitar que coman vísceras crudas o que vagabundeen por vertederos o huertas.
La higiene tras acariciar a un perro, así como antes de consumir las verduras frutas y hortalizas, es siempre un buen consejo a tener en cuenta.

Les recordamos la NORMATIVA DE LA COMUNIDAD DE MADRID que regula la tenencia, protección, identificación y vacunación de los animales de compañía (cuyo incumplimiento está sujeto al régimen de infracciones y sanciones establecido en la Ley 1/1990 de 1 de febrero, de Protección de los Animales Domésticos):

-IDENTIFICACIÓN ANIMAL: Es obligatoria desde el año 1993 para perros y gatos, y voluntaria en hurones. Si al adquirirlos ya vienen identificados, es importante preguntar si el microchip está dado de alta, y si es así, si los datos del propietario son correctos.

-CAMBIOS DE PROPIETARIO Y ACTUALIZACIÓN DE DATOS: Los cambios de titularidad en la propiedad de un animal se realizarán a través de:
*Su veterinario habitual.
*El propietario, en la sede del RIAC, compareciendo el propietario registrado y el nuevo propietario.
*El propietario, con certificado digital, a través de la página www.madrid,org/cran_pub, introduciendo sus datos, los del animal y los del nuevo propietario y adjuntar copia de los DNI de los afectados, así como el documento de cesión debidamente firmado por ambos.

-ANIMALES Y PERROS POTENCIALMENTE PELIGROSOS:
*Se consideran animales potencialmente peligrosos todos los que pertenecen a especies o razas que tienen la capacidad de causar la muerte o lesiones a las personas o a otros animales y daños a las cosas y que son utilizados como animales domésticos o de compañía.
*Se consideran perros potencialmente peligrosos los incluidos en al menos uno de los tres siguientes supuestos:
-Los que pertenezcan a alguna de las razas siguientes o a sus cruces: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argetino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu.
-Aquellos que tengan una unas determinadas características tales como fuerte musculatura, mandíbulas poderosas, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia, pelo corto, marcado carácter y gran valor, perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 cm, altura a la cruz entre 50 y 70 cm, peso superior a 20 kg, cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande, y mejillas musculosas y abombadas, mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda, cuello ancho, musculoso y corto, pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas, lomo musculado y corto, extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas, posteriores muy musculosas, formando un ángulo moderado.
-Aquellos que manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales.
*La tenencia de estos animales requiere la obtención previa de una Licencia Administrativa otorgada por el Ayuntamiento; tras la obtención de la Licencia, es necesario solicitar la inscripción del animal en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos.

-SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS PROPIETARIOS DE ANIMALES DE COMPAÑÍA. El titular de un perro debe suscribir un seguro de responsabilidad civil que cubra la indemnización por los posibles daños que pueda ocasionar a las personas o bienes.
Los perros potencialmente peligrosos deberán acreditar haber formalizado un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a 120.000 euros.

-VACUNACIÓN ANTIRRÁBICA: La vacunación antirrábica es obligatoria en perros a partir de los tres meses de edad, y está recomendada en gatos y hurones. La legislación prohíbe vacunar a ningún animal que no esté previamente identificado mediante microchip.

Este insecto, en su forma larvaria, produce frecuentemente lesiones que varían en extensión y gravedad, a nuestras mascotas, sobre todo a los perros.
El momento fundamental del ciclo de la procesionaria es durante el inicio de la primavera (finales de febrero, principios de abril) ya que, con la subida ligera de la temperatura, se estimula el “reflejo de enterramiento”. Todas las orugas migran en procesión guiadas por una hembra que teje un hilo conductor. El destino es un sitio ideal para enterrarse y formar las crisálidas, que saldrán al final del verano siguiente como mariposas. Es el momento más peligroso, puesto que es el único momento en el que se encuentran en el suelo y suele llamar la atención de nuestros animales.
El contacto con la toxina que se libera de los pelos de la oruga pruduce una potente reacción inflamatoria prolongada (pues los pelos se quedan clavados en la piel o mucosa). La localización más frecuente es la oral, provocando estomatitis (boca en general), glositis (lengua) o queilitis (labios), que puede llegar a necrosar los tejidos si no se trata con rapidez. Menos probable es la localización ocular, si los pelos son transportados por el viento pueden ir en contacto con los párpados ocasionando blefaritis o con la córnea, donde pueden llegar a causar úlceras.Otra posibilidad es la aspiración durante el olfateo, que causa rinitis aguda. A diferencia del hombre, las lesiones cutáneas son poco frecuentes.
Los nidos caídos pueden ser fuente de contagio si son manipulados por los perros, y de allí el viento puede desplazar estos pelos y ponerlos en contacto con la piel y mucosas originando reacciones en ausencia de orugas.
procesionariaxf2
La sintomatología clásica es la del contacto oral: el animal demuestra nerviosismo, actos de deglución rápidos, se toca la boca con las patas, hipersalivación (ptialismo); en pocos minutos desarrolla glositis, estomatitis, hasta la incapacidad de cerrar la boca, si la oruga ha sido ingerida el animal tendrá vómitos. Si se deja progresar la sintomatología se pueden llegar a tener signos generales como disnea, edema laríngeo (sobre todo por ingestión), hipertermia, convulsiones, respuesta inflamatoria sistémica e incluso muerte. La lesión localmente tiende a evolucionar hacia la necrosis, con posibilidad de pérdida de tejido.
El diagnóstico temprano es fundamental para limitar las secuelas
La prevención es la mejor medida contra esta intoxicación: evitar la exposición de nuestro animal al insecto, teniendo especial cuidado en zonas de pinares. También luchando contra la oruga, controlando los nidos ya formados en los pinos, usando insecticidas, etc.
En la Comunidad de Madrid, se puede contactar con la Subdirección General de Zonas Verdes y Arbolado Urbano (C/Bustamante, 16, tel 915885254) en caso de detectarlas en zona urbana.

La leishmaniosis canina es una infección causada por el parásito protozoo Leishmania infantum muy extendida en la subregión mediterránea. El parásito se transmite a través de los flebotomos, insectos chupadores de sangre estrechamente relacionados con los mosquitos.

Cuando un flebotomo hembra pica a un hospedador vertebrado (perro, hombre) con leishmaniosis, se ingurgita la sangre junto a los llamados amastigotes (forma de la leishmania dentro del hospedador). Estos amastigotes se transforman en promastigotes en el tubo digestivo del flebotomo, que cuando vuelve a picar a  otro hospedador, los deposita dentro de la piel, invaden los macrófagos (células de la defensa del hospedador), se transforman en amastigotes nuevamente y empezan a dividirse y a colonizar otras células y órganos. La infección posterior dependerá de la respuesta inmunitaria del vertebrado.

 

La sintomatología es producida principalmente por dos mecanismos:

  • Inflamación granulomatosa en la zona de multiplicación de los parásitos. Puede ocurrir en la piel, hígado, ojos, intestino, riñón, huesos y mucosas.
  • Depósito de inmunocomplejos (debido a la respuesta inmunitaria). Suelen ser lesiones renales, oculares y vasculares.

La leishmaniosis es un severo problema de salud pública, por eso es tan importante la prevención así como la detección y tratamiento tempranos. Aunque los perros son reconocidos como el reservorio más importante de leishmaniosis humana, también se ha descrito esporádicamente en gatos.

Para prevenir, son eficaces tanto los collares impregnados en deltamtrina (Scalibor), como los insecticidas spot on que contienen permetrinas (Advantix, Exspott), que protegen a los perros contra los flebotomos en las temporadas de mayor calor, cuando las temperaturas nocturnas no bajen de los 16-17ºC.  Su acción es repelente. También ayuda no pasear a los perros durante el amanecer y el atardecer en esta época del año, y que no duerman en el exterior.

Hace dos años se comercializó en España por primera vez una vacuna contra la enfermedad, llamada Canileish, que también se puede utilizar como preventivo en casos de riesgo.

La detección también debe de ser precoz, puesto que así el tratamiento es mucho más eficaz, y las lesiones menores. Puede haber animales asintomáticos, por lo que la ausencia de los mismos no siempre tiene porqué ir acompañada de la ausencia de la enfermedad. Hay varias técnicas para el diagnóstico, como la microscopía y cultivo, serología, PCR. En general, el PCR detecta mejor etapas tempranas de infecciones establecidas, y las pruebas serológicas detectan mejor estados avanzados de infección, tanto en perros asintomáticos como en los que presentan síntomas evidentes.

Cuando existe sospecha de la enfermedad, estas pruebas deben de realizarse para descartar su existencia o no, en cualquier época del año. Si es un test de control, simplemente para saber si han tomado contacto con la enfermedad, la mejor época del año es pasados unos dos meses desde la época de más calor (a partir de Noviembre), porque es cuando empiezan a producirse anticuerpos si ha habido infección.  En este caso, si es negativo, podemos estar tranquilos hasta la época de calor porque no hay riesgo de contagio (al no haber flebotomos), y si es positivo, podemos empezar a tratar al animal.

Para el tratamiento de la leishmaniosis canina, los principales fármacos usados actualmente con el antimoniato de meglumina (glucantime), anfotericina B y alopurinol. Con ellos, conseguimos una mejoría clínica temporal, una disminución de títulos de anticuerpos anti-leishmania y la recuperación de la capacidad de respuesta celular por parte del hospedador. Sin embargo, no se produce una cura parasitológica ni la prevención de la recaída y cese de la infectividad para flebotomos vectores.

CUIDADO CON EL CALOR 

En verano debemos de tener mucho cuidado con el calor y nuestras mascotas, sobre todo los perros, que son los que más contacto tienen con el exterior.

  • NUNCA dejarlos dentro de los coches solos, aunque estén a la sombra y con las ventanas semiabiertas.
  • No hacerles caminar por el asfalto caliente en las horas de más calor. Las glándulas sudoríparas se reparten por las almohadillas, y es la única zona que puede regular la temperatura, así que si aumenta mucho la misma, puede producir un golpe de calor. Refrescarlas contínuamente, manteníendolas en suelos más frescos, o mojándolas con agua.
  • Con el calor, jadean más, con lo cual pierden agua y sales a través de la saliva. Hay que darles siempre agua fresca a disposición, incluso para animales que hagan mucho ejercicio o geriátricos, se pueden utilizar bebidas isotónicas (sin azúcar).
  • Pasear a primera y última hora del día.
  • No dejarlos atados de forma que no se puedan mover en caso de que no tengan sombra cerca.

 

 

IMPORTANCIA DE LA ESTERILIZACIÓN.

Hoy en día es frecuente esterilizar a las mascotas, tanto perros como gatos, y es que es una práctica que ofrece muchas ventajas:

  • En machos elimina el deseo sexual, con lo que no se sienten ansiosos ni frustrados en épocas de celo, disminuyendo también la indicencia de escapes y perdidas por esa causa. También disminuye la agresividad hacia otros machos (sólo este tipo) y  la frecuencia de marcajes con orina. Disminuye asímismo la incidencia de problemas prostáticos, tumores de región perineal, testículos, hernias perineales.
  • En hembras elimina el celo con todas sus consecuencias, también las pseudogestaciones. Disminuye la incidencia de tumores mamarios, y elimina la incidencia de infecciones de útero y quistes ováricos (siempre que haya ovariohisterectomía, es decir, que se extirpen tanto ovarios como útero).

Las hembras no necesitan parir alguna vez en la vida como muchas personas creen. El carácter seguirá siendo exactamente el mismo. Y si no queremos que engorden, debemos reducir en un 25 % su alimentación y/o aumentar su ejercicio.

 


HIGIENE BUCAL Y SALUD

Los animales, al igual que las personas, pueden sufrir de enfermedad periodontal.

  • Síntomas: los más frecuentes son:presencia de sarro, halitosis, gingivitis, dolor, anorexia.
  • Consecuencias: puede haber pérdida de peso, apetito caprichoso, malnutrición, pueden aparecer infecciones en otros órganos por la formación contínua de bacterias por el sarro, y el animal se encuentra decaído y triste por el dolor.
  • Como tratamiento, y una vez instaurada la enfermedad, hay que dar un tratamiento antibiótico para contrarrestar la infección, una limpieza quirúrgica con curetaje para eliminar todo el tejido muerto y sarro producido, y un mantenimiento posterior para evitar que vuelva a aparecer de nuevo.
  • Se puede prevenir. Hoy en día hay en el mercado infinidad de cepillos y pastas dentríficas para una limpieza diaria. La alimentación es importante, aunque hay razas predisponentes como el yorkshire. Las limpiezas periódicas también ayudan a evitar que aparezcan.
  • En los gatos, es menos frecuente, y el origen suele ser diferente que en los perros, pues el componente inmunitario en estos animales es muy importante.

  • 1370003036180

    Enfermedad periodontal

    1370005326620

    Mismo paciente tras curetaje y limpieza bucal

 

IMPORTANCIA DE LA VACUNACIÓN

Nuestras mascotas, tanto perros como gatos, conviven con nosotros y necesitan unos mínimos cuidados para estar sanos. La vacuna y la desparasitación es uno de esos cuidados.

Las vacunas más frecuentes en veterinaria son:

-Rabia: Enfermedad infecciosa y transmitible de origen vírico, que se catacteriza por una inflamación de cerebro, meninges y médula espinal. Puede afectar al hombre y gran número de animales. La vacuna es obligatoria en la comunidad de Madrid en perros a partir de los tres meses de edad, recomendable en hurones y en gatos. España era país libre de rabia hasta hace poco, que saltó el caso de un perro que provenía de África, y que mordió a varias personas en Toledo. Pueden sancionar la falta de esta vacuna en perros, y tanto perros como gatos y hurones tendrán que ser vacunados siempre que salgan del país. Legalmente está prohibido vacunar a ningún animal que no esté previamente identificado con microchip.

-Polivalente canina: contiene enfermedades tales como moquillo, parvovirosis, hepatitis, tos de las perreras, leptospirosis. No es obligatoria, pero sí recomendable, pues le va a proteger de enfermedades potencialmente muy peligrosas para su salud. La inmunidad dura un año, así que se debe de repetir anualmente para que esté protegido continuamente.

-Leishmaniosis canina: Enfermedad parasitaria transmitida por una mosca de la familia de los flebotomos, y que puede producir lesiones tanto cutáneas como viscerales (hígado, riñón). La vacuna es reciente, importante para aquellos animales cuyos hábitos puedan favorecer la picadura de mosquitos (dormir fuera de las viviendas, pasar temporadas en residencias caninas, vivir en zonas endémicas). El estar vacunados no significa que no se pongan medidas contra la picadura del mosquito, como collares insecticidas o pipetas. No es obligatoria.

-Leucemia felina: enfermedad vírica felina, muy contagiosa. Antes de vacunar la primera vez se debe hacer un test para ver si el paciente es positivo o negativo; si es positivo, no se debe vacunar. No es obligatoria.

-Trivalente felina: protege de la panleucopenia, calicivirus y rinotraqueítis. Tampoco es obligatoria.

La desparasitación interna consiste en el control de parásitos internos generalmente intestinales, mediante la aplicación de un medicamento trimestralmente. No hay que olvidar que los parásitos pueden ser transmitidos al hombre, sobre todo en familias donde habiten niños.

La desparasitación externa consiste en el control de parásitos externos (pulgas, garrapatas, mosquitos), mediante la aplicación de una sustancia insecticida, generalmente mensual si se utilizan pipetas, de más tiempo si son collares insecticidas. Este tipo de parásitos pueden ser vectores que transmitan enfermedades tanto al animal, como al hombre.